QUE NO PARE LA FIESTA

Acordaros de ese amigo, ese que mientras tu estabas en la discoteca intentando conquistar a la más guapa de la fiesta, pasaba desapercibido en una esquina, tú te habías arreglado para la ocasión, tus mejores ropas, peinado a la última moda, colonia cara … él, despeinado y poco conjuntado. Tú sacabas a relucir tus mejores armas para la ocasión, tu baile especial, tu frase más graciosa, pero ella acababa dándote calabazas, al rato, otro amigo te tocaba la espalda y te señalaba una escena, que no por poco repetida y esperada, siempre te sorprendía, no era otra que tu amigo bailando muy apretado con la chica que te gustaba.


Bueno, pues ese amigo, a día de hoy, no es otro que nuestro Deportivo Alavés. Los rivales enseñan todo su potencial, dominan el juego y hasta parece que logran encerrarte en tu área, los de Pitu, se arman de paciencia esperando que llegue su oportunidad, y cuando más confiado estás, te meten el cuchillo hasta el fondo. Seguro que llegarán tiempos peores, y bien es cierto que el partido duró hasta el segundo gol de Ibai y la expulsión de Ba, pero el plan parece claro.


El partido parecía que iba a estar condicionado por el duelo en el medio campo entre Wakaso e Imbula, o entre Jony y Advincula, nada más lejos de la realidad, Abelardo volvió a sorprender a todos metiendo a Ximo en la banda derecha manteniendo a la pareja Guidetti/Calleri, y todos acabaron siendo determinantes a la hora de decantar el partido por la banda derecha del ataque, aportando 2 goles y una asistencia entre los tres.
Lo demás ya lo hemos visto todos, al igual que el pasado partido en Zorrilla, Ibai sacó su magia cuando parecía que otra vez le faltaban fuerzas, sobre todo para ayudar en defensa hasta el 1-2 , Guidetti y Calleri siguen mejorando su compenetración, Wakaso y Brasanac le dan mucha consistencia y seguridad al doble pivote, y la defensa apenas comete fallos.


En esta ocasión, y a pesar de tener un rival en inferioridad numérica, los hombres que salieron desde el banquillo, también aportaron lo suyo, con velocidad y calidad en el gol de Burgui y la asistencia de Sobrino.
Sólo nos queda seguir disfrutando de pasar desapercibidos en esa esquina de la discoteca, esperando nuestra oportunidad, y siendo conscientes de que algún día el plan no saldrá como lo esperado, pero para entonces ya tendrémos muchos puntos en el saco, que no pare la fiesta.

@sergi197676