ENEMIGOS ÍNTIMOS

El Deportivo Alavés se encuentra ante el mejor arranque de su historia en primera división, es demasiado pronto para mirar la clasificación, pero tampoco vamos a pedir perdón por ello.
Este próximo jueves nos podríamos encontrar con cuatro victorias consecutivas, 13 puntos, una tercera parte del objetivo de la salvación cumplido en tan sólo 6 jornadas, se dice pronto, pero así es. Pero no será nada fácil conseguirlo, uno de los rivales más complicados del campeonato vendrá a poner las cosas muy difíciles, con su entrenador recién elegido como el mejor del pasado campeonato, y al que conocemos perfectamente.


El Getafe de Bordalás está haciendo un juego bastante bueno y si a esto le unes la competitividad que siempre muestra, será un hueso duro de roer. De inicio, habrá que igualar la intensidad y el compromiso de todos los jugadores del Getafe, que ahora mismo es una incógnita de quienes serán los mismos, estar atentos a todos los balones divididos, las disputas y ese otro fútbol que tan bien dominan sus equipos.
En cuanto a lo que podamos plantear cuando tengamos el balón, tampoco será nada fácil poder seguir haciendo el juego que venimos desarrollando en estas últimas victorias, Bordalás estudia minuciosamente a sus rivales y a buen seguro intentará parar los contraataques con todos los medios que sean necesarios.


Veremos también cuál es el once que tiene en mente el Pitu, si tiene pensado dar continuidad a los hombres que consiguieron la victoria en Vallecas y dar descanso a algunos de ellos en el partido contra el Levante, si opta por rotar este jueves, o si no tiene intención de tocar nada en los próximos dos partidos teniendo en cuenta que posteriormente la  competición descansará durante 15 días.
A todo esto, Bastón y Pina ya entrenan con el resto del grupo, añadiendo más efectivos a disposición del entrenador para crearle más quebraderos de cabeza a la hora de hacer las convocatorias, bendito problema, aunque no parece que ninguno de los dos sea de la partida este jueves.


El partido será una dura batalla entre dos equipos que tienen la lucha y el sacrificio por bandera, y esperemos que siga la racha de victorias que hicieron hincar la rodilla al Getafe en sus dos visitas de la temporada pasada, porque a pesar de que Bordalás siempre será bienvenido, el el césped no hay amigo que valga.

@sergi197676