Agur Dormuntd

El 16 de mayo de 2001 en el Westfalenstadion de Dortmund, en Alemania, se disputo la final de la Copa de la UEFA entre el Deportivo Alavés y el Liverpool. No hay adjetivos para clasificar, la que posiblemente haya sido la mejor final europea de la historia. Eso no nos lo va a quitar nadie. Los que tuvimos la suerte de verlo en directo no lo olvidaremos jamás. Tampoco olvidaremos nunca el gol de Toni Moral en el 95 a la Real el 8 de junio de 2008; o el penalti de Viguera al Jaen el 1 de junio de 2013 que nos devolvía a segunda después de años de penar por los campos de segunda b, o el gol de Guzmán, contra el Jaen (nunca dos ciudades tan lejanas tuvieron una enemistad más íntima) en el campo de la Victoria (albiazul) el 7 de junio de 2014. Tal vez estos momentos (y otros muchos) no fueron tan glamurosos como codearse con los gallitos de Europa, pero somos el Alavés, y para nosotros estos momentos fueron tan emocionantes (o más) que cuando Jordi metió el 4-4 de cabeza en el fondo donde estábamos la afición Alavesista.

Decían los Eskorbuto, “el pasado ha pasado y por el nada hay que hacer”. Es hora de superar la “Dormuntditis” que nos embarga a los alavesistas. Dortmund en el museo está bien, pero el futbol es el día a día. No podemos quedarnos anclados en el pasado, pensando que buenos fuimos ese año; debemos trabajar entre todos para que esos éxitos vuelvan, y que la próxima final que juguemos la ganemos. Así que por mi parte: Agur Dortmund; ongi etorri etorkizuna!

@elruper79