Sin prisa pero sin pausa

Con casi la mitad de competición y en la antesala del enésimo parón del campeonato (a pesar del “intrascendente” partido de copa de por medio) nuestro Glorioso se encuentra en una situación tranquila y con tres semanas por delante para seguir ajustando piezas. A estas alturas la clasificación todavía no es relevante pero si tranquilizadora, y es por esto que es ahora cuando me atrevo a confesar que todavía no se hacia donde va Pellegrino, aunque reconozco que es poseedor del argumento más incontestable que no es otro que los resultados.
A estas alturas del artículo os preguntaréis a santo de qué tengo la necesidad de enturbiar esta tranquilidad con una opinión de este tipo, es muy fácil, creo que cuando se está bien, la crítica tiene más cavida, prefiero pecar de inoportuno que de aprovechado.
El caso es que la capacidad defensiva con la que ha dotado al equipo es de nota, y va de la mano con una de las máximas de cualquier deporte, esa máxima que te obliga a cumplir siempre con lo que sabes hacer bien.
Llegaremos al ecuador de la temporada situados en mitad de tabla, y es a partir de ahí cuando empezarán a disiparse mis dudas, dudas que me genera la contradicción entre lo que dice y lo que hace. Pellegrino dijo que necesitaba 10 jornadas para saber lo que podía dar el equipo, sin embargo afirma seguir haciendo pruebas en la jornada 16, también justifica la rotación de sus hombres con la necesidad de tenerlo a todos enchufados, sin embargo la presencia de unos 6 u 8 jugadores no deja de ser residual o nula, siendo algunos de ellos los que más cobran o más han costado, a su vez se autodefinió como ofensivo al atacar y defensivo al defender, pero se le olvidó la letra pequeña de informarmos en que porcentaje iba a realizar cada una de esas facetas …
Aún así, confío en que la tranquilidad de la clasificación le lleve a trabajar algo más en la asignatura pendiente, dejando un poco de lado lo que el equipo ya ha empezado  a controlar con cierta solvencia, es normal dudar y tener miedo a equivocarse pero la mayoría de jugadores se preparan durante toda su carrera para ser valientes, y lo normal sería que una vez controlada la parcela defensiva se empiecen a correr riesgos que den como resultado un equipo más equilibrado y mejorado, creo que esta semana sería un buen momento para empezar a verlo